Archivo del sitio

Tierra: viva, hermosa… y herida de muerte

El espectáculo de la vida en el planeta se manifiesta en su máximo esplendor en este pequeño homenaje a algunos de los conservacionistas que han dado su vida para defender nuestro único hogar. Quizá algún día el ser humano abandone el estúpido ideal de poseer cosas aún costa de los otros y pueda construír un marco de respeto que garantice la coexistencia armónica con aquellos seres con los que compartimos un planeta Tierra que sangra por la ambición desmedida de los hombres y que habrá de resucitar de entre los muertos cuando el corazón de los hombres se disuelva en ese río universal que lo conecta todo. Nuestro corazón será entonces el corazón de los árboles, del agua, de los cerros y montañas, de los pájaros, las hormigas, y todos los otros seres que le dan sentido a nuestra propia existencia.

A %d blogueros les gusta esto: