Archivo del sitio

Tres conferencias para entender cómo el lenguaje moldea el pensamiento, la comunicación y puede predecir desórdenes mentales

palabras

Un amigo me mandó un enlace a una charla TED, que a su vez me condujo a otras charlas sobre lenguaje, mente y cultura, temas que me apasionan. El resultado fue sorprendente. El lenguaje son los ladrillos capaces de edificar la mente. La correlación entre las palabras y los modos en que percibimos “la realidad” determinan muchas de las decisiones que tomamos sin siquiera darnos cuenta. Por eso los antiguos magos conocedores de las ciencias esotéricas, sabían algo que los científicos contemporáneos están confirmando siglos después con datos y complejos modelos computacionales: las palabras condicionan la mente y la realidad. He ahí el secreto poder de la poesía como ente transformador del mundo.

Lera Boroditsky explica la manera en que el lenguaje crea diferentes cosmovisiones y maneras de ubicarse en el espacio-tiempo de modos específicos, condicionando la percepción. Es decir, la manera en que el lenguaje moldea el pensamiento.

Por su parte, Uri Hasson explica la manera en que el cerebro de dos interlocutores reacciona de manera similar gracias a la posibilidad de construir estructuras narrativas comúnes a través del significado. Una interesante revisión de la correlación que existe entre el estudio del cerebro y el lenguaje, lo cual deja entrever la manera en que la empatía se construye a través de contextos lingüísticos comunes. Una situación que tiene aplicaciones prácticas en el estudio de los medios de comunicación de masas y la manera en que los mensajes difundidos a través de estos crean realidades comunes para determinado tipo de audiencias.

Pero la plática más impactante para mí, fue la charla de Mariano Sigman, quien ha desarrollado un método cuantitativo-computacional para medir cosas complejas como la conciencia introspectiva en la cultura de la antigua Grecia o la cultura judeocristiana, lo cual tiene aplicaciones clínicas a la hora de predecir y diagnosticar estados mentales como la esquizofrenia. Y todo, a partir de las palabras.

::.

¿Ha usted intentado convencer a alguien?

Una pequeña reflexión a partir de un interesante texto del filósofo Agustín Vicente, publicado en el Huffpost, titulado: Los hechos nos dan igual cuando contradicen nuestra identidad.

Two knight on a chessboard. Confrontation.

¿Ha intentado convencer a alguien sobre cualquier tema? En los últimos tiempos (por no decir que siempre) enfrascarme fácilmente en discusiones sobre política, asuntos de género, futbol, etcétera. Y no deja de sorprenderme, la manera en que cada quien cree lo que quiere creer, lo increíblemente cerrada que es la gente. Yo reconozco que también soy necio, pero a diferencia de la mayoría, me interesa más tratar de entender por qué ocurren las cosas antes que emitir juicios sumarios e irrefutables. Por eso también me suelen tachar de “posmoderno”, de relativismo exagerado.

Supongo que, en el fondo, soy más curioso que necio. ¿Pero cómo se hace entonces para no terminar sacándonos los ojos unos a otros entre tantos desacuerdos, tantas visiones posibles del mundo? Más que tratar de entendernos unos a otros, el único camino posible es amar a los demás, como bien dijo un carpintero nazareno hace unos miles de años atrás, lo cual implica aceptar nuestras diferencias y la imposibilidad de que alguien pueda tener “la razón” sobre algún tema. Por eso me parecen extremadamente aburridas las discusiones donde la gente pelea por tener la razón, en lugar de compartir alguna experiencia o tratar de descubrir alguna verdad velada sobre la existencia humana a través el diálogo.

La diferencia radical entre explorar e imponer, es una cuestión de actitud. Despertar esa curiosidad por el otro: ¿qué hizo que el otro piense como piensa? Y aún así es complicado. “¡No me analices!“, me han reprochado en más de una ocasión. Pero supongo que el amor, en alguna medida, también es eso: un intento de descubrir y reconocernos en esa otra persona.

::.

La culturación de la naturaleza

Un video introductorio sobre la ecología cultural, un enfoque antropológico que rastrea y trata de entender la interrelación entre el entorno ambiental y el pensamiento simbólico en el que se basa toda cultura. La naturaleza y la cultura son dos facetas de la existencia humana que no pueden concebirse una sin la otra. Es por ello que solucionar problemas complejos como el cambio climático pasa más por un cambio en las estructuras cognitivas que en un mayor desarrollo científico y tecnológico anclado en una visión obsoleta del mundo. Toda noción de naturaleza es consecuencia de un imaginario sobre el ser humano y su entorno. Un chévere video desarrollado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España.

La crisis del modelo educativo es la crisis de la tradición moderna

“Hannah Arendt, en relación con la crisis de la educación escribía: «La crisis de la autoridad en la educación está estrechamente ligada a la crisis de la tradición, es decir, a la crisis de nuestra actitud hacia todo lo que afecta al pasado». Y nosotros añadiríamos «y hacia todo lo que afecta al futuro»”, apunta Lluís Duch en ‘Religión y comunicación’.

Me parece que la reflexión de Arendt da en el clavo al explicar la crisis global del modelo educativo: un desencanto profundo de la tradición moderna-capitalista-occidental que hace mucho dejó de satisfacer las necesidades y expectativas de los estudiantes. La crisis de la educación está fincada en la crisis del sistema social y el actual modelo civilizatorio en su conjunto. Agrega Duch: “El enseñar y aprender, no obstante, resultan enteramente irrealizables sin unas referencias explícitas a una determinada tradición”, siguiendo a Gadamer. ¿Pero qué pasa cuando la tradición misma entra en crisis? La educación termina siendo arrastrada en la misma crisis. De ahí que la crisis de la educación no es sino reflejo de la crisis de la modernidad. Al respecto dice Duch:

“La crisis global de la sociedad actual es fundamentalmente una crisis pedagógica: a todos niveles y en todos los sistemas sociales —familia, religión, escuela, política—, la transmisión del polifacetismo de la vida experimenta graves y, con frecuencia, mortales distorsiones en la hora presente. En el contexto en que nos movemos, esta crisis pedagógica se percibe sobre todo en el aprendizaje incorrecto de los diversos lenguajes que, si los aprende mediante transmisiones incorrectas, están a disposición del ser humano para que se vuelva capaz de habitar y de expresar su lugar en el mundo”.

Y mientras eso ocurre, aquí se sigue hablando de evaluar a los maestros como sinónimo de una supuesta “gran reforma educativa”. De ese tamaño tan ínfimo es la capacidad intelectual de nuestros deleznables gobernantes. Luego no nos sorprendamos de por qué vivimos en un país devastado como lo es México hoy en día.

::.

Conociendo a esos peculiares y extraños nativos norteamericanos

La premisa de esta serie suele romper con los paradigmas convencionales. Un grupo de exploradores se decide internar en un experimento antropológico para conocer a un numeroso grupo de nativos en un país remoto. Lo peculiar de esta serie producida por National Geographic, llamada Meet the natives (Conocer a los nativos), radica en la inversión de los roles tradicionales de conocedor y conocido. En esta ocasión, cinco integrantes de las tribus oriundas de Tana, una pequeña isla ubicada en el Oceáno Pacífico, emprende un viaje de miles de kilómetros para conocer a los nativos de Estados Unidos y llevar un mensaje de paz a los invasores de Iraq y Afganistán. El choque cultural no podría ser más impactante. A partir del contraste, la naturaleza humana sale a flote. Una serie memorable donde se muestra que más allá de las diferencias culturales, la esencia de lo humano es capaz de borrar las fronteras que dividen a los pueblos.

Antes de partir… el reflejo del hombre en el espejo de la tribu

Jimmy Nelson

El trabajo fotográfico de Jimmy Nelson resulta impactante. Conocer más sobre las costumbres de otros pueblos nos hace comprendernos mejor a nosotros mismos, ya que nos permite develar esa esencia común que compartimos todos los seres humanos que pueblan los rincones más recónditos de este planeta. Es como vernos a nosotros mismos con otros ojos. Por eso los padres de la antropología moderna, como Levi Strauss y Clifford Geertz, coinciden en que la cultura es un mensaje que habla de las relaciones humanas al interior de un grupo y que puede ser decodificado a través del lenguaje. La cultura es una simbolización de la mente humana en colectividad, ya que como sostiene Geertz, la función social de la cultura es dotar de sentido al mundo. ¿Cuántas cosas que ignoramos están contenidas en el saber milenario de estos pueblos?

Mirar al otro para imaginar otras posibilidades de la existencia humana. Mirar al otro para reconocernos en su reflejo. Eso es precisamente lo que ofrece el espectacular trabajo titulado Before they pass away, cortesía del fotógrafo británico. Muy recomendable echarse una vuelta por su sitio web.

jimmy nelson 2

 

jimmy nelson 4

 

::.

Etnósfera: la extinción cultural, erosión de la imaginación humana

Una plática con Wade Davis, antropólogo, etnobotánico y explorador de la revista National Geographic, en la que explica la importancia de preservar la enorme diversidad cultural del planeta Tierra, misma que se erosiona a gran velocidad por la imposición del modelo cultural hegemónico. Un alucinante viaje a través de la etnósfera, ente que almacena las múltiples posibilidades de la existencia humana en la memoria de los pueblos, tal como explica Davis:

“La etnósfera podría definirse como la suma total de todos los pensamientos, sueños, mitos, ideas, inspiraciones e intuiciones que han cobrado forma gracias a la imaginación humana desde el principio de su conciencia. La etnósfera es el gran legado de la humanidad, el símbolo de todo lo que somos y lo que podemos ser como especie sumamente curiosa”.

::.

A %d blogueros les gusta esto: