Archivo del sitio

Kapuscinski: el viaje, la literatura, el periodismo y la vida

Al maestro Ryszard Kapuscinski hay que escucharlo. Siempre. Ahora que estoy leyendo sus crónicas del África subsahariana, en ese libro maravilloso que se llama Ébano, me puse a buscar algunos videos sobre el entrañable periodista polaco y me encontré con esta entrevista realizada por el buen Fernando Sánchez Dragó.

La sorprendente entrevista de Sean Penn al Chapo Guzmán

Vaya historia la de Sean Penn y Kate del Castillo en su encuentro con el Chapo Guzmán. De película. El relato deja entrever algunos rasgos del capo, retratado como un tipo sencillo, apegado a su madre y su rancho. La relación con los retenes militares en las proximidades de la guarida del Chapo habla del nivel de corrupción que prevalece al interior del gobierno. La entrevista resulta un tanto escueta y pésimamente escrita, pero tiene lo suyo. Me quedo con este pasaje del texto de Penn, en el cual retrata el problema de la droga como algo que va más allá de la biografía del polémico personaje un día después del show mediático que se desató en México tras su recaptura:

“No quiero ser retratado como una monja,” dice El Chapo. Esta representación no se me había ocurrido. Este sencillo hombre de un lugar sencillo, rodeado del simple cariño de sus hijos, no da la impresión de ser el lobo feroz de los cuentos. Su presencia evoca cuestiones de complejidad en un contexto cultural, de sobrevivientes y capitalistas, de agricultores y tecnócratas, de empresarios inteligentes de toda calaña, algunos que dicen plata y otros que dicen plomo”.

“Él (Chapo) nos sugiere que consideramos cambiar los planes de nuestra carrera por el negocio del petróleo. Dice que él aspiraría al sector energético, pero que su dinero de origen ilícito, restringen sus oportunidades de inversión. Él cita (pero me pide no nombrar en el texto) una serie de grandes corporaciones corruptas, tanto en México como en el extranjero. Hace notar, con cierto desdén, a varias empresas a través de las cuales lava dinero, mismas que toman con cinismo su propio trozo del pastel del narco”.

El relato completo en el sitio de la revista Rolling Stone: http://www.rollingstone.com/culture/features/el-chapo-speaks-20160109?page=18

 

Pepe Mujica, el soñador

Mujica

De vez en cuando, en el mundo aparecen personajes capaces de marcar a generaciones enteras. José Mujica, un luchador social a quien le tocó “esta changuita” de ser presidente de Uruguay, es uno de ellos. ¿Por qué los medios del planeta han volcado su atención en este adorable viejo, bonachón y siempre sonriente? En el capitalismo salvaje que impera en el planeta, un político humilde que vive con sobriedad pareciera salirse de toda ecuación. La sola existencia de Mujica representa una amenaza para un modelo civilizatorio viciado que opera desde la criminalidad de sus propias contradicciones. “Usted es un político que no parece político”, suelen decirle con insistencia. Don Pepe es el ejemplo viviente de un líder democrático. Su manera de entender la política como una herramienta capaz de buscar la felicidad colectiva más allá de las necesidades materiales, desenmascara la hipocresía de un sistema global basado en el beneficio de los pocos a costa del sufrimiento de los muchos. Mujica es el espejo donde se refleja la deformidad de una clase política envilecida en su propia ambición. Ningún hombre es capaz de resolver todos los problemas del mundo, de manera absoluta. Mujica lo sabe bien, y por eso se conforma con hacer su parte y nada más. Que un hombre sabio se convierta en líder de una nación y referente moral de lo que debiera ser la política, significa que algo interesante se está cocinando en dicho país. Es el caso de Uruguay, el primer país del mundo donde se legaliza la mariguana. “Sentido común”, afirma Mujica, quien descarta ser galardonado con el Nobel de la Paz. Su premio, dice, lo tiene al caminar por las calles de su país y abrazar a la gente. El brillo en su mirada lo delata.

A %d blogueros les gusta esto: