Archivo del sitio

No: cuando la alegría puede más que el miedo

Derrocar una dictadura cruel como la de Pinochet, a través de la alegría, suena descabellado y un poco choteado al día de hoy. Pero no deja de ser cierto. La risa es un imán poderoso, capaz de alcanzar cosas que la tristeza, el desencanto y a resignación no pueden lograr a pesar de estar cargadas con altas dosis de verdad y razón. Nos gusta la alegría, no lo podemos evitar. Por eso las dictaduras no soportan la burla. Quizá el día que recordemos sonreír más las cosas empiecen a cambiar en serio. La risa como forma de protesta. Me agrada la idea.

A %d blogueros les gusta esto: