Archivo del sitio

Grandes medios controlados por 11 familias, evidencian falta de pluralidad y fracaso de la reforma de telecomunicaciones

Patrones

La concentración en la propiedad de los medios de comunicación está asociada a una cobertura apegada al poder político y salarios cada vez más bajos para periodistas, revela un informe desarrollado por RSF y Cencos.

Sin título

El control de los grandes medios de comunicación en México está concentrado en 11 familias, afectando la pluralidad de la cobertura noticiosa, evidenciando además grandes deficiencias en la Reforma de Telecomunicaciones impulsada por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Una situación que, también, ha generado dueños de medios cada vez más ricos con periodistas cada vez más pobres.

Esta es una de las principales conclusiones que se desprenden del informe Media Owner Monitor México (MOM México), desarrollado por las organizaciones Reporteros Sin Fronteras y Cencos.

En México, 11 familias controlan más de la mitad (24 de 42) de los medios más importantes con las mayores audiencias y, además, reciben la mitad del presupuesto de publicidad oficial”. MOM México

Según los datos, 10 de los 25 dueños de medios mexicanos más importantes analizados por MOM, son familias. En dos casos, una misma familia es propietaria de dos grupos mediáticos cada una: Los Azcárraga (Emilio Azcárraga Jean y Rogerio Azcárraga Madero) y la familia Vázquez (Vázquez Raña y Vázquez Ramos).

De este modo, seis de ocho televisoras, seis de 11 radiodifusoras, seis de 13 sitios online y seis de 10 periódicos impresos forman parte de corporativos que forjaron sus fortunas el siglo pasado, lo cual se traduce en una homogenización de la cobertura informativa.

Más de la mitad de los canales de televisión, programas de radio y diarios impresos reproducen los enfoques noticiosos de élites ligadas tradicionalmente al poder político. Puede observarse mayor pluralidad en el caso de los portales de internet, donde se diversifica la propiedad sobre los medios de comunicación”. MOM México

El análisis por RSF y Cencos, realizado a 42 medios con grandes audiencias (ocho de televisión, 11 de radio, 13 online y 10 de prensa), permitió ubicar a 11 grupos empresariales que controlan la difusión de las noticias que llegan a la mayor parte de los espectadores mexicanos. La mayoría de los negocios de dichos grupos están en distintos sectores de medios (televisión, radio, impresos y digitales) y en otras industrias, como construcción, minería, servicios financieros y casinos.

De este modo, el informe sostiene que entre el 60% y 80% de los medios noticiosos más consumidos del país, “pertenece a conglomerados que, además de tener empresas de medios, tiene negocios que dependen de contratos con el gobierno”.

Una situación que pone en alto riesgo la pluralidad de los grandes medios mexicanos.

El reporte también documentó que no existen regulaciones gubernamentales que permitan conocer las respectivas audiencias de los medios, lo cual representa un problema ahora que el Congreso mexicano tenga que legislar y reglamentar el tema de la publicidad oficial en los medios, ya que no existe forma de saber el impacto que tienen en la esfera mediática.

El gobierno mexicano no ha reglamentado medidas de transparencia para que los medios o empresas privadas certificadas divulguen cifras confiables sobre audiencias. MOM México

“Así, sólo las televisoras que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores o en la Bolsa de Valores de Nueva York tienen obligación de abrir sus datos empresariales”, añade la investigación.

Medios ricos, periodistas pobres

Pese a que en México el sector de medios crece casi cuatro veces más que la economía nacional (8.6% contra 2.5%, respectivamente), esto no se ha visto reflejado en una mejora de salarios para los periodistas, sino todo lo contrario. De este modo, México es un país con medios ricos y periodistas cada vez más pobres, muy por debajo de la media salarial percibida por un profesionista mexicano.

“Pese a sus fortunas familiares, los dueños de los medios en México pagan salarios precarios: en 2013, el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight de la Universidad de Texas retomó un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad, que encontró que el periodismo es uno de los cinco trabajos peor pagados en el país con un salario promedio de 7 mil 973 pesos al mes, es decir, aproximadamente 610 dólares. Ese sueldo se ha ido degradando en los últimos años: la empresa de recursos humanos Indeed ubicó en marzo de este año que la media salarial para un reportero mexicano es de apenas 4 mil 560 pesos al mes (245 dólares), de acuerdo con los sueldos de 835 ofertas de trabajo. El salario promedio de un profesionista mexicano es de unos 11 mil pesos mensuales (615 dólares)”, añade el informe.

No podemos hablar de periodismo independiente si no hay un entorno mediático saludable; en México parece ser una paradoja, porque la industria está creciendo pero con una distribución desigual de la riqueza”, dijo Olaf Steenfadt, quien encabeza el proyecto de Monitoreo de Dueños de Medios de RSF a nivel global.

El fracaso de la reforma de telecomunicaciones

Una de las principales promesas y argumentos de la reforma de telecomunicaciones impulsada por el PRI, PAN y PRD a principios de sexenio, dentro del Pacto por México, era acabar con la concentración mediática de algunas grandes corporaciones.

Sin embargo, esto no ocurrió, ya que en sectores como la televisión de paga, que puede incluir los servicios de teléfono e internet, Televisa sigue tendiendo un lugar preponderante con prácticamente nulas restricciones, según explicó Aleida Callejea, experta del del Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia (Observacom).

Cuatro años, casi cinco años de la nueva ley, lo que podemos decir es que en algunos sectores la concentración ha subido. Es el caso de la televisión de paga, donde Televisa fue favorecida por la ley y tiene un poder sustancial del mercado con un control de más del 63% en televisión de paga, televisión de cable y satelital”. Aleida Calleja, Observacom

Sin embargo, y aunque el Poder Judicial facultó al Instituto Federal de Telecomunicaciones para que emitiera medidas de regulación para evitar que Televisa abuse de su poder en ese mercado, el instituto no ha tomado las medidas pertinentes.

“Los cambios en la ley federal tienen que ver con la existencia de legisladores que responden directamente a los intereses de las grandes televisoras”, dijo Calleja.

Sobre la falta de información para conocer a quién pertenecen los medios y las mediciones de audiencia, Calleja aseguró que la ley obliga a los medios entregar dicha información al IFT.

“El problema es que no hacen versiones públicas para que la sociedad tenga este tipo de información. Todos los datos de mediciones de audiencia los tiene el IFT”, dijo. “No hay posibilidad de verificar la competencia efectiva en el mercado ni ver quién concentra, ni tomar decisiones de política pública, si no tienes las mediciones de audiencia”, agregó Calleja.

“En todos los documentos del IFT, está plagado de hacer cumplir el pluralismo y la diversidad, pero no existe un solo criterio para medir el pluralismo en el sistema de medios”, agregó Calleja, quien explica que sede hace cuatro años el instituto prometió emitir dichos criterios. Hasta el momento no hay nada e incluso esa actividad desapareció de su último plan de trabajo anual, lo cual evidencia el abandono del tema por parte del gobierno federal.

Tal como lo muestra el MOM, tenemos contenido noticioso homogéneo por los intereses comerciales o los intereses gubernamentales a través de la publicidad oficial. Esto tiene una gravísima consecuencia en la calidad del debate democrático”. Aleida Calleja, Observacom

La experta añadió que en 2017, el informe de la OCDE evaluando la reforma de telecomunicaciones menciona varios problemas con el órgano regulador y con la ley, para evitar que Televisa siga acumulando poder en el sector de televisión de paga, así como otras medidas inconsistentes que no han permitido una

“Ahora que la OCDE es crítica con el status quo que se sigue manteniendo en el sistema de medios, el gobierno no dijo nada”, añadió Calleja, quien cuestionó que el gobierno no haya hecho nada al respecto, luego de que el asesor jurídico de Televisa considerara que dicho informe de la OCDE había que “tirarlo a la basura”.

“Tenemos un organismo con autonomía constitucional, con facultades cuasi legislativas pero que sigue entendiendo la institucionalidad como un sistema de lealtades”, concluyó Calleja.

::.

El negocio de la censura

Captura de pantalla 2016-07-25 a las 4.03.50 p.m..png

Si el derecho a la información en verdad fuera considerado un derecho humano, la censura tendría que ser sancionada de alguna forma por un auténtico Estado de derecho. No ocurre así. Por el contrario, los oligarcas de los medios de comunicación administran la información a conveniencia, como si se tratara de una mercancía. En su reciente informe,  Medios de comunciación: los oligarcas se van de comrpas, Reporteros Sin Frontera documenta al menos cinco formas en que los dueños de los medios practican la censuran el derecho a la información de manera sistemática: 1) Poner su imperio mediático al servicio del régimen; 2) Cambiar información por entretenimiento; 3) Usar su medio de comunicación contra los opositores; 4) Censurar todo lo que vaya contra sus intereses; 5) Comprarse un medio de comunicación para corromper el poder.

Si uno de los principios elementales de la democracia es el derecho a la información como condición elemental para que los pueblos puedan ejercer su soberanía, la situación de la prensa global a merced de los intereses mercantilistas del capitalismo y los intereses privados por encima del interés público, representan uno de los ejes para explicar la crisis de confianza que existe en las llamadas democracias liberales que se constituyen como el modelo de gobierno hegemónico a nivel global.

Si bien en todo el mundo estas prácticas son cosa de todos los días, en países como México la censura mediática ha alcanzado niveles tales, que el más reciente informa de RSF de 2016 sitúa a México en el lugar 149 de un total de 180 países en términos de libertad de prensa, por debajo de países como Rusia, Etiopía o Bangladesh. Algo que contradice el derecho a la información que pregonan las autoridades mexicanas, lo cual no hace sino evidenciar el simulacro democrático en que vivimos, que no es otra cosa que una oligarquía con disfraz de populismo. Basta ver lo acontecido en las últimas semanas con el acoso judicial de los aliados del gobierno de Enrique Peña Nieto contra periodistas e investigadores críticos al actual régimen como Carmen Aristegui y Sergio Aguayo, para entender que el derecho a la información, en el mejor de los casos, no es sino un indicador para medir la calidad de una democracia. Un indicador en el que México sale irremediablemente reprobado.

Julio Scherer García, periodista

Hoy se nos fue uno de los personajes emblemáticos del México de la posguerra. La historia de México en el siglo XX no sería la misma sin la pluma de Julio Scherer García. Un periodista de cepa, valiente, comprometido con la verdad y todas sus consecuencias, un maestro de la crónica. Cómo le hacen falta a México más periodistas íntegros, como lo fue siempre Julio Scherer García.

No tuve el privilegio de conocer en persona a Scherer. Sólo lo conocí por su trabajo, por esa pasión desenfrenada que era el periodismo para él, la misma que marcó su vida y lo convirtió en leyenda. Yo tenía 15 años de edad cuando escuché por primera vez de Scherer en su mítica entrevista al subcomandante Marcos. Yo no alcanzaba a entender el sentido profundo de la conversación entre los célebres personajes, pero ya en aquellos años recuerdo haber sido fascinado por la manera tan audaz en que Scherer daba giros inesperados a la entrevista. Cuando cursaba yo la universidad, leía y releía aquella entrevista. Sabía que aquellas palabras poseían un significado oculto que había que descifrar. Tuvieron que pasar muchos libros y varios golpes de realidad para empezar a decodificar aquella charla. Por aquellos años, salió también el especial por los 35 años de la revista Proceso. El texto de Scherer sobre el golpe a Excélsior fue un duro gancho al hígado de Luis Echeverría. Duro como el fiero pugilista que siempre fue, a Scherer nunca le tembló la mano para cumplir con su deber de periodista. Así lo demostró en la entrevista que realizó al Mayo Zambada, la misma entrevista que le recibió patéticas críticas de la servidumbre más rastrera del oficialismo presidencial. Ahí estaba aquel anciano, duro como roble, desafiando a la muerte, desnudando la corrupción del sistema político mexicano, desentrañando la mente de los criminales desde su inigualable pluma. Aquí la memorable entrevista que tanto me impactó en mi adolescencia junto a un genial texto de Villoro a propósito del fallecimiento del legendario periodista mexicano. No se sorprendan si en el más allá, logra una exclusiva con el mismísimo Creador.

Algunos textos recomendables para recordar al maestro:

Leyenda y verdad.Julio Scherer

Julio Scherer García, el periodismo en la piel

El oficio de Scherer

El cobarde asesinato de Gregorio Jiménez: el intento de callar la puta realidad de un país que grita de dolor

 

El asesinato cobarde del periodista veracruzano Gregorio Jiménez dice mucho del México actual. Un lugar donde los administradores de la desgracia nacional pretenden callar con sangre y anestesia mediática los gritos de un país que grita de dolor. Ahora las autoridades pretenden hacernos creer que el asesinato de Jiménez fue un hecho aislado que nada tenía que ver ni con el crimen organizado ni con la labor de un periodista victimado por la criminalidad con al que operan los grupos delictivos de Veracruz encabezados por el gobernador Javier Duarte, quien además de todo fue premiado por defender la libertad de expresión. Solo en un país hecho pedazos como este pueden gestarse escenas tan grotescas. Como siempre, el gobierno pretende utilizar su aplanadora mediática para disfrazar esta puta realidad producto de la ambición desmedida y la miseria humana en su máxima expresión, amparados siempre con el argumento idiota del “nadie sabe, nadie supo”. Ahí está también Alfredo Castillo, el comisionado por el gobierno federal para “poner orden” en Michoacán, haciendo malabares discursivos para tratar de justificar el encuentro que sostuvo en días recientes con un lugarteniente del cártel de los Valencia. En cualquier país con un Estado de derecho de medio pelo, Castillo habría tenido que poner su renuncia sobre la mesa luego de la patética explicación que dio al periódico Reforma, en la cual asegura que aunque Juan José Farías alias ‘El Abuelo’ le pidió ayuda por la investigación que existe en su contra por vínculos con el crimen organizado, no lo detuvieron porque “no tenían orden de aprehensión”. Complicidad o ineptitud, da lo mismo. Lo increíble es que nos quieran tratar como estúpidos, aún cuando el hecho de que el crimen organizado operó a favor del actual “gobernador” de Michoacán, Fausto Vallejo, durante el proceso electoral de 2011 es un secreto a voces que circula con fuerza dentro de los callejones del poder en los que se desenvuelve nuestra deleznable clase política, tan dispuesta a callar para conseguir su tajada del botín. Así se juega en el pútrido ajedrez de la política mexicana, donde las mayorías siempre terminan por joderse mientras el abuso de la élite sigue in crescendo. Ejemplos sobran. Ahí están las alabadas reformas estructurales que tanto celebran los siervos del actual régimen. Ahí está la reforma laboral, el saqueo del petróleo, el aumento de impuestos imbéciles y su impacto en la inflación, la alza de delitos como el secuestro y la extorsión, el robo de cuello blanco como política de Estado. Los resultados están a la vista: un país donde la única posibilidad de acceder a la justicia es tomarla en mano propia, tal como han demostrado los grupos de autodefensa.

Cualquier apasionado de la historia podrá constatar que el abuso sistemático de unos contra otros no puede durar eternamente. El imperio romano terminó por caer, devorado por la corrupción y las disputas internas. A Luis XVI le cortaron la cabeza. Lo mismo ocurrió con la Rusia zarista y la revolución bolchevique. No se necesita ser un erudito para darse cuenta de que en México están dadas las condiciones para que estalle un conflicto armado de gran envergadura. Lo único que puede detener los ríos de sangre que están gestándose actualmente en las entrañas del actual régimen es una revolución: desbordar las calles con protestas y derrocar al actual gobierno, construir un nuevo pacto social y redistribuir equitativamente el poder político entre los diversos grupos sociales para devolverle la paz a México. Por supuesto, nuestra clase política, tan acostumbrada al lujo criminal y la manipulación como sustituto de la realidad, no cederá fácilmente. Los tambores de guerra suenan cada vez con mayor fuerza. Solo el pueblo organizado podrá detener la carnicería. ¿Cuántos periodistas más tendrán que morir en este doloroso camino? ¿Cuántos políticos criminales permanecerán impunes? ¿Cuánto tiempo pasará para que la verdad termine por alumbrar este país de tinieblas? ¿Cuánto sufrimiento más habremos de soportar antes de convertirnos en autores de nuestro propio destino? ¿Cuántas lágrimas, cuánto rencor acumulado, cuánta sangre inútil, cuánto odio habrá de ser derramado en esta guerra estúpida de todos contra todos? ¿Cuánto tiempo pasará para que podamos aprender a convivir sin someter al otro? ¿Cuándo abriremos los ojos y el corazón para cobrar conciencia de este dolor imbécil? ¿Cuántos más habremos de morir por hablar mientras otros esconden la cabeza en el suelo y se muerden la lengua por miedo? Por eso hay que gritar, hay que señalar, hay que denunciar, hay que luchar, defender con uñas y dientes la posibilidad de un presente y futuro mejor. Aunque nos vaya la vida de por medio. Como Goyo.

::.

Disertación sobre el periodismo contemporáneo a raíz de mi visita a la World Press Photo 2013

Cada año me decepciona más la World Press Photo. Se ha vuelto monotemática. El dolor humano en el Medio Oriente y sus alrededores. Algunas prostitutas y una que otra tragedia espantosa como la señora y la hija sin cara porque el marido decidió echarle ácido en el rostro, complementan la exposición. Hasta las de deportes tienen ya un aire trágico. De no ser por los pingüinos emperador, cortesía de National Geographic, y una que otra foto por ahí, uno bien podría pasar de largo la exposición. Recuerdo la primera vez que asistí a una World Press Photo en el Museo Franz Mayer de la Ciudad de México por ahí de 2008. Una foto alucinante de Marylin Manson en un autobús de escuela junto a varios morros, era una de las primeras imágenes de la muestra. Más adelante, el detalle de una fotografía del presidente ruso Vladimir Putin resaltaba del resto. La amplia gama de historias me cautivó. Pero la variedad de temas ha ido decreciendo. Ahora hay pocas imágenes que nos hagan imaginar que otro mundo ajeno al sufrimiento vil es posible. Las fotografías describen puntualmente la miseria humana, pero ahondan poco en las causas que han generado ese dolor.

Eso lo lleva a uno a cuestionar el papel que juega actualmente la prensa a nivel global. Con esto, no quiero decir que la labor de los fotorreporteros que arriesgaron sus vidas para documentar la catástrofe no sea digna de reconocimiento. Todo lo contrario. Sin embargo, ya no es suficiente enunciar la perdición del mundo. El periodismo tiene el deber ético y moral de buscar alternativas de futuro para este mundo enfermo de todos contra todos. Mientras no le demos vuelo a las historias de las personas capaces de transformar esta realidad viciosa seguiremos padeciendo ese dolor victimario que desborda los diarios del planeta. Tal pareciera que el dolor es la única narrativa posible en este mundo. Echarnos limón en una herida que nunca cierra. ¡Qué bonita profesión la que hemos escogido nosotros los periodistas!

El mundo, al ser una correlación de significados (como bien sugiere Wittgenstein en su famoso Tractatus Logico-Philosophicus) puede transformarse a partir de un cambio profundo radical en el discurso hegemónico. Los periodistas y los medios solemos dar muchas cosas por hecho cosas que no necesariamente son ciertas. ¿El crecimiento macroeconómico es sinónimo de bienestar? No necesariamente. Y sin embargo, los diarios lo dan por hecho, como si se tratara de una verdad irrefutable. Estamos atrapados en el discurso de un proyecto civilizatorio en crisis. Y mientras la prensa se limite a describir la fatalidad del mundo, apegada a los intereses financieros de los grandes capos de la información, el mundo seguirá jodido tal como está ahora. Hay que anunciar el advenimiento de ese nuevo mundo que está gestándose en algunos rincones del planeta y que los diarios no voltean a ver. De ahí la importancia de que los medios, como escenario donde se libra el debate público en estos tiempos hipermodernos, rompa con los viejos paradigmas para construir un nuevo modelo informativo. La objetividad inspirada en la ciencias formales ya no satisface por sí misma las necesidades de la gente. Algo que parece confirmar la explosión de las redes sociales. El periodismo debe transformarse para poder transformar al mundo.

Y mientras ponemos de nuestra parte para hacer que esto ocurra, la única fotografía de la World Press Photo 2013 que me arrebató el aliento, en la lente del fotógrafo Paul Nicklen.

NAS1-GL copy

A %d blogueros les gusta esto: