Archivo del sitio

Impresión 3D: ¿una nueva revolución industrial en la era de la información?

Las posibilidades son infinitas. ¿Qué pasará cuando la revolución industrial sea igual de accesible que un teléfono inteligente? Es lo que se plantea actualmente el mundo de la tecnología digital ante el vertiginoso avance de la impresión en 3D. El cambio de paradigma no es menor. Dicen los postulados de la teoría marxista que el poder de la burguesía se basa en la apropiación de los medios de producción. ¿Qué pasará cuando los medios de producción puedan ser accesibles a las mayorías? ¿Qué pasará cuando una cooperativa decida comprar su propia impresora 3D para fabricar sus propias impresoras 3D de bajo costo? ¿Qué pasará con las reglas que articulan al sistema capitalista actual? ¿Cómo influirá esto en la conformación de nuevas relaciones de poder al interior de los sistemas políticos? ¿Qué pasará cuándo grupos opositores utilicen esta tecnología para imprimir armas? Preguntas para las cuales no existe una respuesta determinada, pero que incitan a la imaginación, a la utopía y por supuesto, al apocalipsis, como bien ha ocurrido en la historia cada vez que la tecnología da un paso lo suficientemente grande para poner en entre dicho el mundo como lo conocemos.

Lo más interesante del asunto, es que la revolución del 3D no es un hecho aislado, sino que por el contrario, se suma a la ola de revoluciones tecnológicas de las últimas dos décadas: la informática, la genética y la nanotecnología. ¿Qué pasará cuándo en internet estén disponibles archivos al alcance de un clic para imprimir todas las piezas necesarias para construir tu propio avión, tu propio iPhone, tu propio corazón artificial? ¿Qué descubrimientos e innovaciones iremos descubriendo en el camino? ¿Qué consecuencias traerá consigo? Por supuesto que da vértigo pensar en todas esas implicaciones, peor no por ello dejaremos de explorar las nuevas posibilidades que se presentan a partir de avances tecnológicos como este. Será una aventura emocionante.

El valor de los recursos naturales

La destrucción de los ecosistemas y la acelerada tasa de pérdida de biodiversidad del planeta no podrían entenderse sin la aparición de la Revolución Industrial y el capitalismo salvaje que predomina en el modelo de civilización occidental que se ha dispersado por el orbe debido a la globalización. ¿Qué hacer para detener la hecatombe ambiental que a su vez está potencializando el problema a través de fenómenos como el cambio climático? Revalorar los recursos naturales. Si se contabilizara todo el daño ambiental que se genera con el porceso de producción imperante en el mundo, las ganancias se convierten en pérdidas. De ahí que durante su plática Pavan Sukhdev, el “banquero de la naturaleza”, da en el clavo a la hora de explicar la raíz del problema: “nuestra incompetencia para detectar la diferencia entre beneficios públicos y ganancias privadas”.

A %d blogueros les gusta esto: