Archivo del sitio

La culturación de la naturaleza

Un video introductorio sobre la ecología cultural, un enfoque antropológico que rastrea y trata de entender la interrelación entre el entorno ambiental y el pensamiento simbólico en el que se basa toda cultura. La naturaleza y la cultura son dos facetas de la existencia humana que no pueden concebirse una sin la otra. Es por ello que solucionar problemas complejos como el cambio climático pasa más por un cambio en las estructuras cognitivas que en un mayor desarrollo científico y tecnológico anclado en una visión obsoleta del mundo. Toda noción de naturaleza es consecuencia de un imaginario sobre el ser humano y su entorno. Un chévere video desarrollado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España.

Los caminos de la soledad

En el mundo hay tantos desacuerdos, tantas discusiones, tantos puntos de vista, tantos temas polémicos. Futbol, política, religión… un extenso compendio de filias y fobias donde siempre habrá alguien inconforme. Pero resulta que, en el fondo, todos los seres humanos buscamos reconocernos en los otros para no sentirnos solos. El ser humano siempre necesita de los demás. Somos animales sociales por naturaleza. Queremos amar y ser amados para sentirnos bien: un anhelo siempre insatisfecho que resume la esencia misma de las relaciones humanas. Quizá por ello resulta curioso los muchos caminos que el ser humano puede recorrer para intentar escapar de su soledad.

::.

El sabio Pepe Mujica y sus palabras llenas de amor para el pueblo de México

Lloré mucho al ver el video, como pocas veces. Este viejo, regordete y chaparrito, tiene un alma descomunal. Más que un político, Pepe Mujica es un hombre sabio, un hombre lleno de amor. En estos tiempos tan terribles que se viven e mi país, llega este superhombre a darnos una lección de vida. En las palabras de Mujica se devela el ser humano en toda su verdadera naturaleza, la del amor, la de la vida y nuestra necesidad de construir utopías. Me conmovió mucho cuando habló del papel que tenemos los universitarios, los jóvenes, a la hora de transformar esta realidad perversa que nos aqueja. Algo profundo movió en mí este viejo bonachón. Gracias Pepe, muchas gracias por todo. No sabes lo mucho que necesitábamos en México ese abrazo tuyo tan sincero, tan elocuente. Afortunado de haber coincidido con un hombre de época.

Conociendo a esos peculiares y extraños nativos norteamericanos

La premisa de esta serie suele romper con los paradigmas convencionales. Un grupo de exploradores se decide internar en un experimento antropológico para conocer a un numeroso grupo de nativos en un país remoto. Lo peculiar de esta serie producida por National Geographic, llamada Meet the natives (Conocer a los nativos), radica en la inversión de los roles tradicionales de conocedor y conocido. En esta ocasión, cinco integrantes de las tribus oriundas de Tana, una pequeña isla ubicada en el Oceáno Pacífico, emprende un viaje de miles de kilómetros para conocer a los nativos de Estados Unidos y llevar un mensaje de paz a los invasores de Iraq y Afganistán. El choque cultural no podría ser más impactante. A partir del contraste, la naturaleza humana sale a flote. Una serie memorable donde se muestra que más allá de las diferencias culturales, la esencia de lo humano es capaz de borrar las fronteras que dividen a los pueblos.

Estamos locos de remate, amigo Nietzsche

 

Amigo Nietzsche,
tú y yo estamos locos:
el hombre no pudo tanto.

De eso quieren convencernos.
Ahí está la historia como
elocuente testigo de la infamia.
Ahí están los falsos dioses
riéndose de la desgracia humana
desde sus finos templos de mármol.
Ahí está el hombre contra el hombre,
afilando sus cuchillos.

Estamos locos.

Creer que para ejercer
el amor verdadero
no hacen falta adjetivos,
es un disparate.

Estamos locos por creer que dentro
de cada ser humano habita un
Dios encarnado queriendo
incendiar la pista de baile.

Habrán de encerrarnos en un manicomio
o incitarnos al suicidio.

El hombre se devora a sí mismo
y nadie dice nada.
Tan contaminado está todo.

De las terribles consecuencias
de esta trágica farsa
habrá que culpar a la fatalidad
del destino,
pero nunca a la ambición inconmesurable
del hombre
y la utopía idiota de poseerlo todo.

Dicen que los dementes como nosotros
incitan a las malas conciencias,
como si la gente necesitara invitación
para degustar su delicioso plato de mierda.

Estamos locos de remate,
amigo Nietzsche.

Y el mundo tan cuerdo…

::.

Antes de partir… el reflejo del hombre en el espejo de la tribu

Jimmy Nelson

El trabajo fotográfico de Jimmy Nelson resulta impactante. Conocer más sobre las costumbres de otros pueblos nos hace comprendernos mejor a nosotros mismos, ya que nos permite develar esa esencia común que compartimos todos los seres humanos que pueblan los rincones más recónditos de este planeta. Es como vernos a nosotros mismos con otros ojos. Por eso los padres de la antropología moderna, como Levi Strauss y Clifford Geertz, coinciden en que la cultura es un mensaje que habla de las relaciones humanas al interior de un grupo y que puede ser decodificado a través del lenguaje. La cultura es una simbolización de la mente humana en colectividad, ya que como sostiene Geertz, la función social de la cultura es dotar de sentido al mundo. ¿Cuántas cosas que ignoramos están contenidas en el saber milenario de estos pueblos?

Mirar al otro para imaginar otras posibilidades de la existencia humana. Mirar al otro para reconocernos en su reflejo. Eso es precisamente lo que ofrece el espectacular trabajo titulado Before they pass away, cortesía del fotógrafo británico. Muy recomendable echarse una vuelta por su sitio web.

jimmy nelson 2

 

jimmy nelson 4

 

::.

Parte de una gran familia: el ser humano y sus ancestros roedores

marsupial.jpg

Pensar que descendemos de un animal insectívoro parecido a una zarigüeya es digno de volarle los sesos a cualquiera. De acuerdo con un variado grupo de científicos, el retrato de este pequeño animal peludo de casi un kilogramo de peso, representa al primer mamífero con placenta, a partir del cual, se desarrolló una amplia gama de especies: elefantes, murciélagos, roedores, felinos, primates. La fotografía de nuestro abuelo representa el reflejo de nuestra especie visto en el espejo de la evolución.

Cuánto tiempo tuvo que pasar, cuántas vidas y cuántas muertes silenciosas se sucedieron durante años, siglos, milenios, eternidades enteras para que llegaramos al punto de escribir sobre nuestros remotos ancestros en una computadora y publicarlo en un blog. Cuántas pequeñas casualidades, cuántas mutaciones, cuántos dolores y cuántas alegrías tuvimos que pasar para que las ramas de la vida encontraran su cauce y permitieran definir nuestra identidad como especie. Y pensar que en esta larga cadena de la vida, todos tuvimos algún tatarabuelo (multiplicado a la n potencia) similar a un hurón, un reptil, un pez, una bacteria.

Pensar que todos los seres vivos en este planeta provenimos de un origen común nos lleva a replantear nuestro lugar en el mundo, como especie, como individuos. Cobrar conciencia de nuestro origen evolutivo es cobrar conciencia de quiénes somos, hacia dónde vamos. Estamos íntimamente conectados con todas las formas de vida en el planeta. Nuestro cuerpo es también un ecosistema complejo construído a partir de una amplia variedad de células que se reproducen y mueren cada segundo de nuestras vidas, sin que nos demos cuenta de ello. Del mismo modo, cada uno de nosotros formamos una minúscula parte de un organismo superior que ni siquiera alcanzamos a concebir. La realidad se rompe para configurarse en múltiples realidades, del mismo modo en que la luz se descompone en todos los colores del arcoiris cuando atraviesa un prisma de cristal.

Pensarnos como parte de un todo conlleva una responsabilidad grande para con todos los organismos con los que compartimos este planeta, una gran familia, con un origen en común. Nuestro destino está ligado al destino de muchas de las especies que actualmente pueblan la Tierra. Una consideración que olvidamos siempre y que deberíamos tener presente en cada acto de nuestras vidas. Acciones que inciden de forma directa en la vida de nuestros primos lejanos.

BBC: Conozca al antepasado del ser humano

Reinventar al ser humano en las llamas del Olimpo

Es sorprendente lo que el cuerpo humano puede lograr cuando hay entrenamiento de por medio. De ahí el interés que generan los Juegos Olímpicos cada cuatro años, una fiesta multicolor que nos ayuda a redimensionar el potencial de nuestra especie, redefinir nuestros límites.

Para mí, pocas imagenes tan emotivas como la del jamaicano Usain Bolt haciendo trizas el récord mundial de los 100 metros planos en Beijing 2008. Cuando me dijeron que Bolt había entrado caminando a la meta me pareció una exageración desmedida. ¿Cómo era posible que alguien rompiera un récord mundial así? Al ver la imagen por primera vez, no lo podía creer. Bolt llegó sobrado, festejando con antelación su contundente victoria con tiempo de 9.68 segundos. “Bolt es un monstruo”, decíamos maravillados al ver una y otra vez al ser humano más veloz que hubiera pisado el planeta Tierra desde los remotos orígenes de nuestra especie hace más de 200 mil años. Bolt redefinió así las posibilidades del ser humano.

Otra de las imágenes más increíbles del olimpismo se dio en Montreal 76, cuando una niña de apenas 14 años reinventó la perfección. La rumana Nadia Comăneci sorprendió al mundo entero al conseguir el primer 10 perfecto de la historia en una competición olímpica en las barras asimétricas. Las computadoras de aquel tiempo resultaron insuficientes para registrar su perfecta ejecución en el All Around. Los instrumentos de los jueces no estaban preparados para una calificación así. En aquella ocasión conquistó tres oros, una plata y un bronce, elevando al máximo cualquier parámetro dentro de su deporte al mismo tiempo que se convertía en un referente obligado al hablar sobre la perfección del cuerpo humano.

Ahí está también el Dream Team de Barcelona 92, integrado por una galaxia de estrellas bajo el mando de Michael Jordan. Ahí está el salto del siglo que pegó Bob Beamon en México 68 y la manera en que Dick Fosbury reinventó el salto de altura. Ahí está la ´locomotora´ Emil Zatopek con los músculos a punto de desgarrarse en Helsinki 1952. Ahí está el etiope Abebe Bikila rompiendo el récord mundial de maratón en Roma 60 con los pies desnudos. Ahí esta Michael Phelps con sus ocho oros en el cuello al salir de la alberca. Personas que a través de la disciplina y el entrenamiento han reconstruído al hombre. Cuentos fantásticos como sacados de la imaginación de Homero. Leyendas que forjaron su inmortalidad en las llamas del Olimpo. Postales que congelan el habla.

::.

Les dejo este link muy recomendable con otros momentos emblemáticos de los JOs, vía ESPN:

http://espndeportes.espn.go.com/news/story?id=1442590&s=oli&type=story

A %d blogueros les gusta esto: